Los Guisos de PDVSA

Screen Shot 2016-08-08 at 8.52.56 AM

Desde el 2002, cuando Chávez  botó a una gran mayoría de los trabajadores de PDVSA, ésta se ha convertido en la principal máquina generadora de guisos. Gracias al (mal) gobierno de Chávez y Maduro ahora el país depende en 94% del ingreso petrolero, cuando en 1998 dependía 75% del ingreso petrolero. Esto ha logrado que los ingresos del país en casi un 100% entren a través de esta empresa, lo que a su vez ha promovido la corrupción.

Según las últimas denuncias de la Asamblea Nacional con respecto a la corrupción de la estatal petrolera, existen pruebas de que se han desviado 1.000 millones de dólares en sobornos. Además el ex diputado opositor, Julio Montoya, dice tener pruebas de manejos fraudulentos en la empresa por más de 4.000 millones de dólares.

Entre una de las investigaciones de ejecutivos de PDVSA por corrupción se encuentra la ex gerente de PDVSA Gas Colombia, Sarah Moya quien es una de las protagonistas venezolanas de los Panama Papers. Moya también está involucrada en una investigación de las autoridades de Andorra por lavado de dinero proveniente de contratos de PDVSA.

El otro caso famoso de corrupción de PDVSA es el de Roberto Rincón quien ahora se encuentra preso en Estados Unidos por violar la Ley de Prácticas Corruptas. Rincón recibió más de $750 millones en contratos de PDVSA luego de pagar más de 250 millones de dólares en sobornos a funcionarios del gobierno chavista. La última de este personaje es que está tratando de negociar con el gobierno americano para que le devuelvan sus dos “bebés preciados”, un Lamborghini Gallardo Balboni del 2010 y un Ferrari Four del 2013, cada uno con un valor de más de 200.000 dólares.

Otro de los típicos guisos utilizados por los trabajadores de PDVSA es el del sobreprecio. Si bien se ha empleados en muchos casos, uno de los más conocidos es el del sobreprecio en taladros chinos comprados por Venezuela, facturados en 5 millones de dólares cada uno, pero cuyo precio unitario final fue de 30 millones.

Los guisos que han pasado por PDVSA son tantos que es imposible mencionarlos todos, y esos son sólo los que se saben hasta ahora; ni hablar de los que no se han descubierto. La corrupción ha llegado a tales niveles que los mismos diputados chavistas le han pedido al general Padrino López que hagan algo para frenarla. Hoy en día la deuda de PDVSA llega a los 43 mil millones de dólares y esto es en gran parte culpa de la corrupción rampante que ha invadido la empresa. El gobierno chavista ha llevado la empresa a tal nivel de ineficiencia que según las declaraciones recientes del diputado Luis Stefanelli se requieren invertir 30 mil millones de dólares en cinco años para recuperar a PDVSA. Aquí tenemos otro ejemplo más de cómo este gobierno ha desangrado al pueblo de recursos que se pudieran utilizar para alimentos, medicinas y muchos otros artículos que hoy escasean.

Comentarios

comentarios