El hambre reina durante el Día Mundial de la Alimentación

snipimage

El 16 de octubre era el Día Mundial de la Alimentación, pero los venezolanos no estaban celebrando. Mientras los guiseros corruptos lo pasaron llenando sus estómagos con comida y sus bolsas con dinero, el 89 por ciento de la población sentía temor de quedarse sin comida en su hogar, el 54 por ciento tenía que acostarse con hambre por falta de comida en su hogar, y solo el 25 por ciento de la población comió  3 veces durante el día, según las encuestas. De los ciudadanos que lograron comer, el 15 por ciento se alimentó de la basura.

¿Dónde están los fondos para la producción de alimentos, la importación de insumos, la compra de comida? Pues quizás debemos chequear primero las cuentas bancarias de los burócratas maduristas y sus colaboradores guiseros en el sector alimentario. Como se ha reportado, la corrupción estatal se lleva casi la mitad del gasto en importación de comida. Las empresas de maletín –que según medios masivos trabajan mano a mano con la administración actual— han estafado al Estado venezolano por más de 20 mil millones de dólares, muchas de estas con la fachada de la “producción, importación, distribución y comercialización de alimentos”.

El Presidente Maduro habla de una “guerra económica” y amenaza nacionalizar más empresas productivas de Venezuela, al mismo tiempo que sus oficiales corruptos utilizan las compañías expropiadas como si fueran alcancías personales. Según un estudio reciente, entre el 2008 y el 2015, la industria de fabricación de alimentos ha caído en promedio un 3,5 por ciento cada año. Hoy en día, el 83% de las empresas venezolanas dice que la falta de materias primas está debilitando su producción. Gracias a la rampante corrupción y negligencia estatal, en 2015 la producción de alimentos cayó 65% por falta de divisas e insumos.

Según las cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el 2016 ha sido otro año desastroso para la producción del país. En su más reciente Informe Semestral Sobre el Mercado Mundial de los Alimentos, señaló que para el 2016 el inventario de cereal en Venezuela es 42 por ciento menos que el promedio entre 2013 y 2015, y la producción de cereales ha bajado de un promedio de 3,1 millones de toneladas entre el 2012 y el 2014 a 2,5 millones en el 2015. Además, la producción de maíz cayó a 1,9 millones de toneladas este año, en comparación con el 2,3 millones en promedio que se registró entre el 2012 y el 2014. Finalmente, la producción de granos gruesos entre el 2012 y el 2014 se ubicó en 2,4 millones de toneladas, pero en el 2016 se redujo a 2 millones.

Con estómagos vacíos, los venezolanos están exigiendo soluciones al Gobierno. Según el informe más reciente del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, la conflictividad social se mueve principalmente por la barriga, pues de 556 protestas que hubo en agosto de este año, 139 (25 por ciento) fueron por alimentos. En ese mismo mes ocurrieron 32 saqueos por comida y 57 casos en los que lo intentaron; 305 por ciento más que en agosto del 2015.

En un momento cuando la canasta alimentaria cuesta 25 salarios mínimos y medio por mes, no sorprende que la gente esté protestando. Hasta que los guiseros dejen de robar a los venezolanos de su derecho básico de comer, los Días Mundiales de la Alimentación solo serán recordatorios anuales de la rampante corrupción estatal. Hasta que los guiseros dejen de robar a los venezolanos de su derecho a una calidad de vida, seguiremos viendo como se amontonan las personas alrededor de los basureros, escarbando por encontrar la más mínima cosa que logre no saciar, sino engañar el hambre atroz que azota al país. Ese es el legado de esta robolución.

Comentarios

comentarios