¡Culpable! Los guiseros de PDVSA sí robaron USD 11 millardos

snipimage

Guiseros rojos, ¡su día de juicio está llegando! Al lado de diez cajas que contienen 1.500 pruebas del desfalco de PDVSA entre 2004 y 2013 –tiempo en el que Rafael Ramírez ejerció como titular de la estatal petrolera y del Ministerio de Energía y Petróleo– está la aprobación de la Asamblea Nacional de cada una de las recomendaciones presentadas en un informe que expone diez casos de corrupción de PDVSA las cuales abarcan una cifra superior a los 11.000 millones de dólares. Esta gigante suma de dinero robada constituye el acto de corrupción más grande en la historia de Venezuela y hasta del hemisferio, el cual ha despertado el interés de la comunidad internacional.

Según el diputado Freddy Guevara, presidente de la Comisión Permanente de Contraloría, la responsabilidad política del desvío ilícito de dinero cae principalmente sobre Rafael Ramírez así como de Javier Ochoa, quien fue presidente de Bariven, filial de PDVSA. Sin embargo, el Sr. Guevara también precisó los nombres de otras 20 personas que están directamente involucradas en todas las denuncias relacionadas con PDVSA. Además exigió al presidente Maduro que destituya a Ramírez de su cargo actual, pues de forma absurda, ¡el guisero rojo bajo investigación hoy en día es el embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU)!

Los casos de corrupción presentados son bien diversos, incluyendo la siguiente cadena de crímenes: el sobreprecio en taladros chinos, afectando 43 millones de dólares de los cuales se desconoce su paradero; el caso “Pudreval” –130 mil toneladas importadas de alimentos de PDVAL descompuestos gracias a la corrupción y a la negligencia– en el cual están involucrados 1.900 millones de dólares y, según testimonios, Rafael Ramírez tenía conocimiento sobre esto desde por lo menos un año antes de su vencimiento; el robo del fondo de pensiones de los trabajadores de PDVSA; el hundimiento de la gabarra Aban Pearl en el 2010; los 4.200 millones de dólares provenientes del dinero lavado de PDVSA que se encontraron en una cuenta bancaria en Andorra de un primo directo de Rafael Ramírez; la desaparición de 787 millones de dólares del Fondo Simón Bolívar, los cuales son reflejados en la misma Memoria y Cuenta de PDVSA… ¡y esto es solo el comienzo!

Entonces, a todo esto ¿cómo respondió Ramírez? Pues como cualquier funcionario corrupto y guisero rojo cuyos crímenes han sido sacados a luz pública: insultando y acusando. En sus palabras, “lo más sucio de la política, los golpistas y fascistas de siempre, nos odian por devolver el petróleo al pueblo”. Perdón, Sr. Ramírez, pero estás confundiendo la palabra “devolver” con “robar”. Quizás consciente de la enorme cantidad de evidencia en su contra, Ramírez ya pidió al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) protección frente a las investigaciones. ¡Este no es el comportamiento de un hombre inocente!

Se pregunta frecuentemente en Venezuela, ¿cómo es posible que en el país con la mayor reserva de petróleo del mundo no haya comida ni medicina? Finalmente tenemos la respuesta frente a nosotros, en forma de diez cajas de evidencia – es el momento para utilizarla para encarcelar a todos los guiseros rojos de esta robolución.

Comentarios

comentarios