$98 millones de guisos venezolanos en el caso Odebrecht

snipimage

Justo cuando pensábamos que la corrupción del gobierno de Venezuela no podría aumentar más, a finales del 2016 se anunció uno de los guisos más grandes de la última década de la historia venezolana.  Una investigacion del Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que la empresa constructora brasileña Odebrecht –la más grande de América Latina– pagó a partir de 2001 aproximadamente 788 millones de dólares en sobornos a 11 países, además de Brasil. Y fuera de su país de origen, ¿cuál fue la nación que recibió la mayor parte de este dinero ilícito? Que suenen los tambores por favor… ¡Venezuela! No faltaba más…

Si en los Juegos Olímpicos existiera el deporte de la corrupción, los funcionarios gubernamentales de nuestro país ganarían la medalla de oro cada año (o al menos la robarían). El documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos, dado a conocer tras la firma del acuerdo de indulgencia de la empresa con éste país, revela que Odebrecht entregó “aproximadamente 98 millones de dólares a funcionarios gubernamentales y a intermediarios con el fin de obtener y mantener los contratos de obras públicas”. En este caso, Odebrecht operó a través de intermediarios que pagaban los sobornos en nombre de la compañía para obtener contratos, información sobre los mismos o influencias. A su vez, estos intermediarios cobraban por su trabajo un porcentaje del valor del contrato con Odebrecht. Así fue el caso en el que esta empresa pagó 39 millones de dólares para que un intermediario pagara sobornos a funcionarios estatales de Venezuela…

¿Corrupción rampante en una empresa estatal? Sin duda cualquier gobierno responsable reaccionaría de manera inmediata y abriría una investigación, ¿cierto? Pero no, es tristemente obvio que el régimen de Maduro no tiene ningún interés en abrir esta caja de Pandora. Sin embargo, la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional ha anunciado que abrirá una investigación por el caso de los 98 millones de dólares y el presidente del Congreso además ha pedido que Odebrecht “denuncie a quién o a quiénes pagaron sobornos o financiamientos en Venezuela”. Por su parte, el diputado Freddy Guevara señaló que la constructora brasileña obtuvo los contratos para importantes obras en varias regiones del país, las cuales terminaron inconclusas a pesar de haber recibido los recursos necesarios para su realización, y destacó los casos de la Línea del Metro Caracas-Guarenas-Guatire; la Línea 2 del Metro Los Teques; el Puente Cacique Nigale (segundo puente sobre el Lago de Maracaibo); el tercer puente sobre el Río Orinoco; y la Línea 5 del Metro de Caracas – obras llenas de guisos rojos que hemos subrayado en nuestros artículos anteriores.

Aun antes de esta explosiva prueba de corrupción, los medios de comunicación habían reportado que Odebrecht obtuvo contratos públicos de miles de millones de dólares “sin tener que medir fuerzas contra sus rivales en licitaciones y cuando incumplía con las condiciones, tema que no pasaba a convertirse en escándalo público como suele suceder en otros países.” De hecho, en el 2015 la ONG Transparencia Internacional ya estaba señalando que el país ni siquiera sabía cómo fue que Odebrecht terminó recibiendo las mayores obras de construcción en Venezuela,  ya que no había pruebas de que se abrieran licitaciones, ni evidencia de peticiones de precios, información sobre la calidad de las obras exigidas, los plazos de entrega, los planes de diseños, o si había subcontrataciones. Y ahora, con esto, sabemos que ¡el único tipo de concurso que existía fue para averiguar quién pagaría el soborno más grande!

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Odebrecht pagará al menos 2,6 millardos de dólares y su filial Braskem 957 millones – ¡el mayor caso de sobornos pagados por empresas extranjeras que es presentado ante la justicia de la nación norteamericana! ¿Podrá ser que el día de juicio también está llegando para los corruptos de Venezuela?

Comentarios

comentarios